transformar una empresa digitalmente

¿Cómo transformar una empresa digitalmente?

Equip DigitalMakers
Spread the love

¡Mala noticia!
¡Nadie es capaz de transformar una empresa digitalmente por el hecho de leer un blog!

¡Buena noticia!
¡Se puede conseguir transformar una empresa digitalmente, de manera sorprendentemente radical, si ponemos un poco de esfuerzo diario, ponemos implicación y nos dejamos acompañar por una agencia especializada!

Efectivamente, la transformación digital de una empresa pide práctica y esfuerzo. Pero se trata del aprendizaje más relevante que una empresa del año 2018 puede llevar a cabo: el pasaporte hacia la supervivencia, y probablemente a la ventaja competitiva.

En DigitalMakers hemos identificado como puntos clave para la transformación digital de las PyMES, los siguientes puntos:

Concepto.
Entender qué es una empresa digital.

Definición.
En el mundo off-line podíamos permitirnos no definirnos demasiado, ir un poco a todo, sin renunciar a nada. En el mundo digital, debemos ser explícitos con quiénes somos, qué ofrecemos y hacia dónde vamos. Este punto lo podremos trabajar con herramientas como visión, misión, business canvas, mapa de empatía y mapa de horizontes.

Compartir.
Este ejercicio de autodefinición debemos compartirlo con todo el mundo de forma activa, empezando por nuestro equipo interno, hacia la comunidad de personas interesadas en nuestros servicios o productos. Para compartirlo, debemos emplear todas las herramientas posibles a nuestro alcance, desde reuniones o charlas presenciales, a webinars, web corporativa, mailings, redes sociales, etc. Sin duda esta compartición ayudará a hacer un cambio cultural en nuestro equipo humano y con nuestra comunidad que nos alineará a todos juntos con el valor que aportamos a la sociedad y con nuestros objetivos de negocio.

Método de trabajo.
Debemos ser ágiles, y no en el sentido de ligeros y rápidos, que también, sino en el sentido más sólido de la metodología ágil (por ejemplo scrum o similar). Trabajar de forma iterativa, de menos a más, en constante feedback de la comunidad y del equipo humano, contrastando así en todo momento si vamos por el buen camino. Midiendo periódicamente con las métricas que hayamos definido.

Ambición, aprendizaje, paciencia, flexibilidad, implicación y confianza.
Estos son los adjetivos que en DigitalMakers creemos que describen mejor la cultura que debe imperar en un proyecto de Transformación Digital.

Ambición
, porque en digital hay que pensar en grande, no en local, ni en pequeña escala. La inversión que implica la digitalización de una empresa sólo se justifica trabajando en grandes volúmenes;

Aprendizaje
, todo el equipo humano debe estar abierto continuamente el aprendizaje y nuevos respetos;

Paciencia
, no hay que confirmar al caminar sin rumbo y dejar pasar los meses, pero tampoco debemos querer aunque para ayer;

Flexibilidad
,
tenemos que mantener la mente flexible, para adaptarnos a nuevas maneras de entender el negocio, a nuevas formas de tomar decisiones;

Implicación
, la transformación digital de una empresa no es algo que podamos subcontratar y olvidarnos como si fuera por ejemplo un servicio de limpieza, en el que no esperamos que nos pregunten si tienen que limpiar debajo de las mesas o qué producto utilizar. En un proceso de transformación digital la implicación de todo el equipo humano en materia de tiempo y recursos, empezando por la directiva, es absolutamente esencial;

Y por último confianza, en un proceso de transformación digital tenemos que crear un entorno seguro donde todos los implicados, proveedores, internos, etc se sientan cómodos para tomar decisiones y cometer errores, a la vez que se trabaja constantemente hacia un objetivo concreto, en un proceso de mejora iterativa.

Con la guía adecuada, tal como ofrecemos en DigitalMakers, toda empresa puede alcanzar y superar un proceso de transformación digital.

En DigitalMakers somos conocedores de los obstáculos habituales que se encuentran las PyMES en procesos de transformación digital.

Una vez que hayamos arrancado un proceso de mejora continua, sin duda, veremos como la capacidad digital de la empresa crece. Como en el gimnasio, ¡la empresa ganará fuerza y flexibilidad, potencia y energía!

Tal com diria un entrenador personal de fitness:

¡Pongámonos las pilas! Aquí empieza nuestro mejor estado de forma digital.

Nota- Parte del texto de este artículo ha sido extraído del libro “Nada es tan terrible” de Rafael Santandreu, donde el autor plantea un proceso similar al tiempo de afrontar un cambio en el estado emocional de las personas.


Spread the love